enero 14, 2018

Viajes

Un día como minero en el lugar del Rugido de Guerrero

 

Hablar de minas turísticas cercanas a Bogotá, usualmente remite a Zipaquirá y su majestuosa Catedral de Sal, un atractivo hermoso, encantador e imperdible en Cundinamarca. Lo que muchos no saben es que hay un lugar bello y natural que bien se puede combinar con la catedral o hacer visita exclusiva a pocos minutos de la capital.

Se trata de un poblado de origen precolombino, trabajador y dedicado, su cultura fue concebida a través del cultivo de maíz, culto a sus dioses y la sal, razón de ser de esta población. Se dice además que era el sitio en donde los Zipas venían a lanzar sus gemidos y a entonar sus himnos de tristeza en la forma ritual.

Nemocón

Nemocón es un pueblito del departamento de Cundinamarca, a 65 Kms de la capital y aproximadamente 1 hora y media de trayecto. El recorrido que hice en mi única visita hasta ahora, fue corto y sustancial, me agradó, tenía altas expectativas y a decir verdad las superaron. Es un poblado pequeño,  bastante tranquilo y con un atractivo económico y encantador.

Para llegar a Nemocón desde Bogotá, solamente necesitas dirigirte al Terminal Salitre o al Terminal del Norte, allí puedes tomar un bus que diga ZIPA tal como si fueras a Zipaquira o hay buses que van directamente a Nemocon pero por lo menos en mi viaje fue eterna la espera. Así que yo sugiero que tomen el ZIPA y cuando lleguen allí, tomen un bus directo a Nemocon.

El bus te va a dejar en la Plaza Principal y desde allí caminas más o menos 20 minutos recorriendo el pueblo, o si lo prefieres puedes tomar un taxi. Al llegar a la mina compras tu pasaporte (Aunque también puedes hacer tú compra online), aquí sus datos básicos:

Horarios de domingo a domingo de 9:00 am a 5:00 pm

Tarifas:   

Adultos $22.000
Adultos Mayores $14.000
Niños entre 4 y 12 años $14.000
Discapacitados $14.000
Colegio público $8.000
Colegio Privado $12.000

IMPORTANTE: No es un Plan Pet Friendly.

El recorrido guiado tiene una duración de 1 hora 20 minutos y es la oportunidad perfecta para vivir la experiencia como mineros. Se inicia en el museo de Historia Natural de la Sabana, allí podrás revivir un poco de historia, por medio de la exposición permanente que alberga acerca de la evolución geológica de la región que hace más de 140 millones de años. El museo cuenta con 5 salas: Geología, el origen de las minas de sal actuales; Paleontología, oportunidad para observar los hallazgos de fósiles de origen marino en el que ahora es el altiplano cundiboyacense y parte de Santander; Arqueología, reflejo de la unificación de continentes y sus especies ; Mastodonte, ya que para el año 1981 se halló el fósil de un mastodonte, mamífero superior perteneciente a las razas de Mamut y elefantes perteneciente a el periodo geológico; Arqueología II, vestigios que evidencian un ritual funerario del 5.800 A.C y el instrumento musical más antiguo encontrado en Colombia.

 

Posteriormente se ingresa a la mina, donde la tierra te enseña parte de sus maravillas, en su interior encontraran La cascada de sal con más de 80 años de antigüedad, el pozo de los deseos, donde podrán lanzar su moneda y rogar porque su deseo se cumpla, espejos de salmuera y el corazón del amor, donde escuchamos que los románticos piden la mano, que tal ah?

 

 

¿Y recuerdan la tragedia en la Mina de Chile? ¿Vieron la película de los 33 con Antonio Banderas? Aquí podrán observar uno de sus sets de grabación y además una galería de los actores, caso particular cuando les encanta un guapo como Juan Pablo Raba y pueden tomar fotografías de su casco, porque es lo más cerca que lo he tenido.

Sí desean hacer un recorrido especial como el que ofrecen para adultos mayores o talleres lúdicos (Pasta de Sal o Marmolado) es importante solicitar la información previamente, ya que por ejemplo cuando yo los visité iba obsesionada con el de marmolado y como no estaba bien dateada, no lo pude realizar.

Al finalizar la visita pueden observar algunas de sus tiendas artesanales, comer algún postre típico y regresar a la plazoleta del Pueblo para tomar el bus de regreso, que según su preferencia debe decir Portal Norte o Terminal.

Página web de la mina: www.minadesal.com

Si sabes transportarte, puedes moverte por Bogotá

 

Hablar de Bogotá es magnífico, sí amas tu ciudad como yo todo va bien hasta tocar el tema del transporte y el tráfico. El tráfico, como el clima de nuestra ciudad es impredecible. Por este motivo y para evitarte dolores de cabeza, te contamos cuales son las modalidades de transporte en Bogotá.

Aquí en la ciudad, tenemos tres modalidades de transporte público:

 

 

Transporte público común: Buses, busetas o colectivos. Con las imágenes basta para identificarlos, coloridos, y tradicionales. Su pago es en efectivo $1.650, por persona, hacen paradas en cualquier punto donde el pasajero lo solicite y transitan por las vías tradicionales.

 

 

Sistema Transmilenio: Recorre la ciudad a través de carriles exclusivos. Consta de 2 tipos de buses: alimentadores (En su mayoría azules y verdes), articulados o buses troncales (Color rojo). Los buses alimentadores, movilizan personas desde  barrios aledaños hasta los principales portales y estaciones intermedias.

El valor del pasaje a 2018 es de $2.300 por persona, su principal ventaja es la rapidez derivada del carril exclusivo por el que circula, sin embargo la frecuencia de los buses no es la mejor y en horas pico se presenta mucha congestión lo que hace que personas como Yo, detestemos tomar el servicio en horas de la mañana, 5 a 8 am, o de la tarde 5 a 7 pm y en ocaciones sacrifiquemos rapidez por comodidad, ya es cuestión de gustos.

Para utilizar Transmilenio o SITP es necesario adquirir la Tarjeta Tu Llave, en el aeropuerto (entrada 4, punto de recarga color verde con letras azules) o directamente en cualquier estación de transmilenio, su costo es de $5.000, es decir USD $1,75 aprox. No existe hasta ahora una tarjeta para viajeros.

Por su parte, los buses troncales realizan rutas largas, se identifican a través de un color “Azul”, letra “A” y un número de dos dígitos “10”; las rutas fáciles, es decir, las que se detienen en la mayoría de estaciones de su recorrido están numeradas de 1 a 8 solamente.

Por ejemplo, si quieres ir a Zipaquirá necesitarás dirigirte al Portal del Norte, esta línea de transmilenio es de color verde y tiene la letra B; pero sí deseas ir hacia la zona del Terminal Salitre, vas a necesitar un bus identificado en las estaciones con la letra K y color dorado.

Sistema Integrado de Transporte público (SITP): Iniciativa que unificó el transporte público tradicional, son buses de color azul, naranjas (Complementarios) y vinotintos (Especiales). Tienen paraderos predeterminados en las vías de la ciudad, aproximadamente cada 7 metros, y se paga con tarjeta electrónica al interior del bus.

Una tarjeta para varias personas con corta estadía, está perfecto.

En casos de larga estadía mi sugerencia es dirigirse a cualquier Portal de Transmilenio y solicitar la tarjeta personalizada, que aunque tiene el mismo valor, permite realizar transbordos gratuitos o a menor costo dependiendo el tipo de bus y durante una espera de 95 minutos (2 transbordos).

Te recomiendo descargar la aplicación gratuita y sin uso de Internet: TransmiSitp, Sumamente útil,  simplemente debes marcar las estaciones de origen y  destino, con nombres exactos y de ésta manera, te va a indicar las opciones que tienes para trasladarte, cantidad de paradas, trasbordos y tiempo estimado.

 

Taxi: Nuestros taxis son color amarillo pollito y se pagan en efectivo, con pesos colombianos. Preferiblemente tomar el servicio por medio de aplicaciones como Easy Taxi o Tappsi, o solicitar en restaurantes, cafés o museos que te pidan el taxi, para mayor seguridad. Sin embargo, cualquier tipo de taxi funciona por medio de un taxímetro que marca la equivalencia en Kilómetros y tiempo, a través de unidades que encontrarán en un tarjetón color amarillo que deben exigir para el cobro; solamente existen algunos recargos autorizados como el recargo nocturno, dominical o el recargo desde aeropuerto pero en realidad no son más de $4.000 colombianos, poco más de U$D1.

Usualmente las carreras, como nosotros llamamos a los recorridos, no superan los $60.000 al interior de la ciudad, así que por ningún motivo aceptes pagarlas y preferiblemente siempre toma el número de placa de identificación del taxi y la empresa, por sí llegas a tener que radicar algún tipo de queja o petición. En casos como el Terminal de transportes o el aeropuerto, manejan mecanismos de tiquetes o taxis autorizados y exclusivos.

Y finalmente, sí, aquí en Colombia, existe Uber y funciona bastante bien, sin tarifas dinámicas, porque cuando las aplican, tiende a ser exageradamente costoso y para nada recomendado, por lo menos en mi opinión.

Sì tienes alguna duda con la modalidad de transporte puedes ingresar a los siguientes links:

http://www.sitp.gov.co/Publicaciones/el_sistema/informacion_general

http://www.transmilenio.gov.co/

Y sí tal vez se te está complicando de más, no dudes escribirnos a insertar correo  o, déjanos tus comentarios o inquietudes y te responderemos lo más pronto posible.